Volver a sentirse orgulloso del mundo rural: Día Universal del Orgullo Rural

Volver a sentirse orgulloso del mundo rural: Día Universal del Orgullo Rural

Mantener poblaciones rurales vibrantes y activas es un desafío que requiere esfuerzos conjuntos. Por lo tanto, hoy vamos a hablar sobre una iniciativa interesante que ha surgido recientemente: la celebración del Día Universal del Orgullo Rural.

¿Qué es el Día Universal del Orgullo Rural?

Este día, que se celebró por primera vez el 16 de noviembre, pretende romper con los estereotipos negativos que padecen los habitantes rurales. Además, pretende mostrar todos los beneficios y oportunidades que existen en las zonas rurales.

La iniciativa es un contramovimiento al sentimiento generalizado que tienen muchos habitantes de las zonas rurales: la de considerarse inferiores a los habitantes urbanos, debido a todo tipo de estereotipos (por ejemplo, que la población rural carece de educación, tiene una mentalidad cerrada…). Este sentimiento, es sin duda uno de los (muchos) factores que influyen en que la gente se vaya de las zonas rurales. Imagínate: ¿cómo te sentirías tu si te avergonzaras de donde vives?

Comenzando como una iniciativa de la Plataforma Ciudadana Rural-Mineras, en una comarca profundamente afectada por el cierre de las minas de carbón y las centrales eléctricas de carbón, más asociaciones españolas decidieron unirse y contribuir a mejorar la autoestima de los habitantes rurales. Uno de los lugares donde se celebró este día es el Mas Blanco, en la zona montañosa del sur de Aragón, organizado por la asociación Recartografías.

Un ejemplo de celebración: Patrimonio industrial de Teruel y el Museo de las Masias y la Memoria Rural.

Recartografías es una asociación activa en la provincia de Teruel. Esta zona está muy afectada por la despoblación, y en un tercio de la provincia la densidad poblacional es sólo dos habitantes por kilómetro cuadrado (lee más aquí).

En lugar de centrarse en todo lo que va mal en las zonas rurales y dar a otros la culpa – lo que ocurre con demasiada frecuencia y no mejora la situación – Recartografías ha demostrado cómo contemplar a las zonas rurales desde una perspectiva más optimista.

Interior de la escuela tras la rehabilitación.

El alcalde de San Agustín (donde está localizado Mas Blanco) inauguró el Día Universal del Orgullo Rural afirmando que, hoy en día, las personas que viven en las zonas rurales viven allí porque lo quieren: tienen un fuerte vínculo con el territorio, su gente, su naturaleza y su patrimonio, y toman conscientemente la decisión de no renunciar todo esto en cambio a lo que las zonas urbanas puedan ofrecer. Los aspectos positivos de la vida en las zonas rurales son, por ejemplo, la alta calidad de vida, el contacto con la naturaleza, los fuertes lazos sociales y una increíble variedad de patrimonio cultural, histórico, gastronómico, arquitectónico, natural e industrial.

Este último – el patrimonio industrial – es precisamente en el que Recartografías está trabajando. Teruel tiene una fascinante historia industrial, con numerosos molinos, fábricas y minas repartidas por toda la provincia. Sin embargo, la mayor parte está en ruinas, conllevando una pérdida de conocimientos, tradiciones y la producción -a menudo sostenible- de alimentos y energía. Para revalorizar el patrimonio industrial, Recartografías ha inventariado gran parte del patrimonio industrial de Teruel. ¿El siguiente paso? Incentivar las administraciones locales y regionales a desarrollar un plan de conservación del patrimonio como propuesto en la Ley Regional de Protección del Patrimonio (Ley 3/1999) con el fin de restaurar parte de este patrimonio industrial. El objetivo final sería proponer acciones concretas para reutilizar algunos de estos edificios como museos locales, centros culturales o incluso pequeñas actividades industriales (como la producción de harina orgánica en molinos de agua, y electricidad en pequeñas centrales hidroeléctricas).

Junto a la revalorización del patrimonio industrial, Recartografías ha restaurado varios edificios del Mas Blanco y ha creado el Museo de las Masías y la Memoria Rural. Este museo muestra cómo vivían los masoveros antes de que el barrio se abandonó por completo en 2004.  Los visitantes pueden aprender cómo los masoveros solían producir alimentos (como en el cubo de vino y el horno comunal), qué hacían cuando estaban enfermos y cómo recibían educación (en una escuela construida por los propios habitantes). Además, se hace especial hincapié en las épocas tan duras como la Guerra Civil, la posguerra y el éxodo rural, que contribuyeron a la actual situación de despoblación de Teruel.

Conclusión

Los ejemplos de revalorización del patrimonio industrial, creación de un museo y celebración de la vida rural muestran cómo las iniciativas desde lo local pueden tener un impacto real y positivo en las zonas rurales. En lugar de centrarnos en lo que falta, ¡celebramos todo lo que las áreas rurales sí tienen!

Para continuar con este movimiento positivo, animamos a la gente a pasar más tiempo en las zonas rurales, a participar en todos los eventos interesantes que tienen lugar allí, a difundir iniciativas inspiradoras, y a sugerir acciones concretas para las regiones despobladas.

Isabeau Ottolini, Ambientóloga social, noviembre 2019



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *