La Fortaleza subterránea

La Fortaleza subterránea

admin No Comment
Pueblos abandonados

La línea Maginot es uno de lo sistemas defensivos más extensos y sofisticados que se construyeron en la Segunda Guerra Mundial . Se trata de una línea intermitente de búnkeres y fortalezas subterráneas ubicadas a lo largo de la frontera francoalemana, desde Suiza hasta Bélgica a lo largo de toda la frontera natural del Rin y la region montañosa de los Vosgos.  El objetivo de esta gran obra de ingenieria era repeler cualquier intento de invasion alemana como había ocurrido ya en la Guerra francoprusiana de 1870 y en la Primera Guerra Mundial.

El siguiente reportaje se realizó sobre el fuerte de Schönenburg, uno de los más importantes de la línea Maginot.  Se trata de un reportaje, que al contrario de muchos otros no trata sobre un patrimonio que está en peligro de desaparición, sino que ha sido parcialmente recuperado por una asociación, para evitar por lo menos su ruina…¿sera que no está unicado en España la razón por la que se decidió proteger a tiempo?.

Esta Fortaleza se concibió en los años treinta y en su construcción se utilizaron todos los adelantos tecnológicos de la época, especialmente  la energía eléctrica. Se trata de una fortificación subterránea de  más de dos kilómetros de largo dotada con ocho búnkeres en distintos lugares. Fue diseñada de tal manera que ninguna arma conocida en la época como obuses de gran calibre, bombas de gas o bombardeos aéreos pudiesen afectar su estructura o a sus ocupantes. El proyecto empezó a ponerse en marcha ya en 1928, apenas 10 años después de terminada la Primera Guerra Mundial, y en el caso de esta Fortaleza se alargó hasta 1936, más de ocho años para construir una obra de ingenieria completamente novedosa y que conllevaba importantes desafíos como la excavación de las galerías, la construcción de la central eléctrica y la planificación de la defense, ya que se supone que el objetivo principal era impedir cualquier incursión enemiga sobre suelo francés.

Plano de la fortificación con la localización de sus ocho búnkeres.

La razón de construir una Fortaleza subterránea tan extensa fue el desea de separar lo máximo posible la red de búnkeres del área de servicios (cocinas, hospital, central eléctrica y entradas) para que ésta no pudiese resultar afectada en caso de ataque. La Fortaleza se concibió como una miniciudad completamente autosuficiente, con sus propios depósitos de agua y su central eléctrica, hospital, talleres de reparación de maquinaria y de municiones etc.

Galería central de la fortaleza, de casi más de un  kilómetro de largo.

La Fortaleza poseía dos torretas para artillería, dos más para armas de mortero y una de ametralladoras, dos casamatas con piezas anticarro y dos entradas secretas diferentes: una para personal y otra para municiones. Las galerías que conectaban estos elementos estaban a una profundidad de entre 20 y 30 metros y en caso de que el enemigo pudiera tomar una de las torretas, en las mismas galerías había diversas puertas blindadas con el fin de impedir el paso ante cualquier incursion. Además la galería principal disponía de un pequeño tren eléctrico con el fin de transporter fácilmente munición de gran calibre y víveres. En el centro de la galería principal se situaba el puesto de control dividido en tres comandancias: Fortaleza, artillería e infantería. Aquí se situaba el puesto de comunicaciones y se coordinaba toda la Fortaleza, especialmente los diferentes puestos de observación y los búnkeres de artillería.

Esta gran instalación militar staba preparada para alojar entre soldados, oficiales y personal de mantenimiento y servicios como cocineros, medicos, mecánicos etc  a 630 personas. Las condiciones de vida es fácil imaginar que eran bastante duras. Las 24 horas del día viviendo bajo tierra, sin ver la luz del sol, con una temperatura constante bastante baja (en torno a 7 grados), mucha humedad, mala ventilación, escasez de alimentos frescos y muy poco espacio donde comer o descansar (la tropa tenía que comer en la propia galería principal al no existir un comedor grande).

La  cocina eléctrica estaba dotada con tres gigantes ollas donde se cocinaba para todo el regimiento, así como un horno, cámara refrigeradora, bodega y despensa.

En tiempos de Guerra la centra eléctrica funcionaba con cuatro grupos electrógenos de 160 CV, sin tener que depender de suministro exterior, todo un avance para la época.

Despacho dentro del Puesto de Mando.

Centro de comunicaciones con todos los búnkeres y con el exterior.

Sin embargo tanta planificación no sirvió de demasiado, ya que esta Fortaleza no pudo cumplir su rol de detener un virtual ataque. La invasion alemana de Francia se realizó por varios puntos, pero no desde la frontera del Rin, sino sobre todo desde Bélgica. En mayo de 1940 comienza la invasion de Bélgica, Holanda y Luxemburgo y durante todo el mes de junio de 1940 la Fortaleza es intensamente bombardeada por la artillería alemana, incluyendo el mítico canon “Gran Bertha”. Pese a que estos ataques no consiguen destruir ni dañar seriamente la Fortaleza, el ejército alemán pasa de largo y consigue entrar en París a finales de mes. Tras ello, una orden es enviada al alto mando de la Fortaleza y de la línea Maginot ordenando su rendición, con lo que las fuerzas alemanas pudieron tomar pacíficamente una  Fortaleza que había sido inexpugnable.

Tras ello, la fortaleza y toda Alsacia fueron liberadas a comienzos de 1945. Años después, ya en los 60, esta interesante fortificación fue completamente abandonada y empezó a ser saqueada, hasta que la buena voluntad de unos cuantos ciudadanos consiguió en primer lugar que el ejército cediera estas instalaciones a una sociedad de protección del patrimonio y en segundo lugar, que poco a poco comenzase a ser restaurada. Hoy en día queda aún mucho que hacer en esta importante muestra de patrimonio que no es bien recordado por los franceses. Sin embargo lo más importante que es impedir que éste se pierda se ha conseguido. Una enhorabuena desde aquí.

Leave a Reply