Crónica del Seminario Recartografías (III)

Crónica del Seminario Recartografías (III)

Autores: Eva López, Estefania Llorens y Sergio Otero.

El dia 13 de marzo tuvo lugar la característica salida de campo del seminario de Recartografias, en esta ocasión haciendo distintas paradas por la provincia de Castellón, ya que por motivos sanitarios y de confinamiento autonómico no se pudo hacer la ya conocida salida al Barrio de Mas Blanco en el municipio de San Agustín, Teruel.  La primera parada del recorrido se realizó en el municipio de Gaibiel, Castellón, perteneciente a la comarca del Alto Palancia. Aquí, de la mano de Celia Castillo, habitante del pequeño municipio y estudiante de tercer curso del Grado de Ciencias Ambientales dio comienzo una serie de paradas por los lugares más emblemáticos del municipio. La primera parada se realizó en la Ermita de San Blas, catalogada como Bien de Relevancia Local según la Dirección General de Patrimonio Artístico de la Generalitat Valenciana. En ella se puede encontrar un mural de la virgen de los desamparados. Esta ermita es privada, pero es cedida al pueblo en la década de los noventa para su restauración y rehabilitación. 

La siguiente parada por este pequeño municipio se realizó en las proximidades al Río Regajo, en el antiguo camping del municipio. La futura ambientologa nos contó que el antiguo propietario del terreno tuvo muchos problemas y se vió obligado a cerrar las instalaciones. Después de 6 años de juicio entre el Ayuntamiento de Gaibiel y el propietario de la concesión, esta propiedad pasó a ser íntegro del municipio. Actualmente el camping se encuentra inactivo, están en trámites de concesión a una empresa para que esta pueda abrir las instalaciones y devolver ese turismo rural y natural que el municipio de Gaibiel echa en falta. La reapertura del camping es necesaria, ya que este municipio está dotado de grandes atributos naturales para poder desarrollar actividades de multiaventura y ecoturismo. La tercera parada del recorrido tuvo lugar en el Castillo de Gaibiel, protegido como Bien de Interés Comunitario. Esta construcción es de origen islámico, aunque durante su restauración encontraron restos de un asentamiento íbero. Durante la Guerra Civil Española excavaron trincheras en su interior que aún, a día de hoy pueden observarse. Durante su restauración y rehabilitación se hicieron hallazgos que permitieron constatar la existencia de diferentes habitáculos, como una cocina con horno moruno, una capilla, nevera interior y dos aljibes para la captación de agua. En cuanto al paisaje que se puede apreciar desde este punto del municipio, actualmente es un paisaje de bosque dominado por pinos de repoblación, pero antiguamente todo el territorio estaba dominado por campos de cultivos. Gracias al proyecto municipal de crear un ecomuseo, el castillo tiene paneles informativos en cada una de sus salas y, va a formar parte de la ruta establecida para el ecomuseo.

La cuarta parada de nuestro recorrido por el municipio de Gaibiel se realizó en el lavadero comunal. Actualmente se sigue usando. El lavadero se encuentra en una de las casas del pueblo, propiedad de una de sus vecinas. Esta ha cedido la vivienda para que el lavadero se pudiese restaurar. Además, en esta vivienda se encuentra una de las últimas almazaras del pueblo, en el mismo lavadero se puede observar una entrada, actualmente tapiada, por la que se descargan las aceitunas e iban directas al molino.  Seguidamente se realiza una parada en la plaza del pueblo donde nos espera la cata típica de nuestro seminario. En este caso, la cata consiste en una degustación de embutidos y quesos, procedentes del matadero y cebadero del municipio de Gaibiel y, procesados por las carnicerías locales, y en el caso de los quesos de otro productor local. 

Después de la degustación de embutidos y el almuerzo, Celia Castillo nos llevó al lecho del río Regajo. En esta última parada nos mostró la fuente de Los Caños, una de tantas fuentes históricas que se pueden encontrar en el municipio. Para terminar su exposición, lo que se pretende es concienciar a todos los participantes de que la vida de pueblo es completamente válida y equiparable a cualquier otro modo de vida. En Gaibiel hay 181 habitantes censados (INE, 2020), pero durante el verano la población aumenta hasta llegar a unas 2.000 personas aproximadamente. Esto se debe a la buena calidad de vida del municipio, todos sus servicios y, por supuesto, sus bienes tanto naturales como socioculturales que hacen de Gaibiel un pueblo con excelentes lugares y actividades para disfrutar al aire libre.

Seguidamente, abandonamos el municipio de Gaibiel para dirigirnos al barrio de La Monzona, en Puebla de Arenoso. Aquí se realizó una parada para comer y se dio lugar a las últimas tres intervenciones de la mano de Maria Sánchez, Antonio Valera y Sara Gil. La primera en participar fue Maria Sanchez Murciano, que nos habló del río Mijares, de su figura de protección y estado de conservación. El tramo del río Mijares perteneciente al municipio de Puebla de Arenoso está considerado como paraje natural municipal. Este paraje cumple una función ecosistémica muy importante, a nivel de biodiversidad encontramos un bosque de ribera con pocas especies, un bosque típico mediterranio, con pinos de replantación, carrascas naturales, y zonas conservadas de bancales y cultivos.

El hecho de tener un espacio natural bajo una figura de protección, como en este caso, nos hace reflexionar sobre para qué sirven estas figuras de protección y cuales son sus objetivos. En este caso, a nivel de riqueza ambiental este tramo del río Mijares no es especial, pero, tal vez, su protección se ha llevado a cabo para evitar que estos ecosistemas se vean más impactados y su degradación sea irreversible. 

La siguiente intervención, de la mano de Antonio Valera, se realiza en este mismo tramo de río, justo en el salto de agua de la central hidroeléctrica de Los Cantos. En este punto se puede observar un claro ejemplo de proceso de industrialización fallida, ya que en 2016 la central se detuvo. Posteriormente, en 2018, pese a la opinión contraria de la población las infraestructuras vuelven a ser activadas por Iberdrola. Actualmente estas instalaciones no están en funcionamiento. Para llevar a cabo este proyecto murieron durante y después de su construcción en torno a un centenar de mineros por desprendimientos y por silicosis, enfermedad producida por la deposición de partículas de sílice en los pulmones. Estas estructuras tuvieron un coste económico muy elevado, pero más elevado fue el coste de vidas de trabajadores que vivían en las zonas rurales circundantes. Es por esto y por motivos ambientales que los vecinos están en contra de su utilización. 

Por último y para terminar el día de campo organizado por la Asociación de Recartografias, nos adentramos un poco por el bosque de ribera antes mencionado, hasta llegar a un antiguo barrio masovero llamado El Molino de los Peiros. Este antiguo barrio masovero se encuentra en la parte alta del río Mijares, su estado de conservación es ruinoso, y seguramente su origen está relacionado con un antiguo asentamiento morisco. 

Es en este punto, aprovechando la presencia de un antiguo barrio masovero, que nuestra compañera Sara Gil nos explica la función social y natural que ejerce Recartografias en el municipio turolense de San Agustín. El trabajo realizado en el barrio de Mas Blanco es fruto de años y años de esfuerzo, constancia y dedicación. Gracias a las ayudas recibidas en los voluntariados y campamentos de verano, cada vez Mas Blanco se dirige más rápido hacia su estado original. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *